Disponible en español: El Camino por A.J. Llewellyn

ElCamino23El Camino
Autor: AJ Llewellyn
Género: M/M, paranormal, demonios, ángeles
Extensión: Novela
eISBN13: 978-1-937796-82-2
MSRP: 5.99
Precio: 2.99

Portada: Les Byerley
Traducción: Traductores Anónimos

Comprar de: Amazon US|Amazon ES|Amazon MX|AllRomance Ebooks|BN Nook|Google Play

Un seminarista de California conoce al hombre de sus sueños durante un recorrido a pie en España. Antonio no tiene ni la menor idea… de que el apuesto Jeb es un demonio tormenta.

Cada año, miles de personas hacen un viaje espiritual llamado El Camino, una antigua travesía por Europa, cruzando Francia, Portugal y España. Cuando Antonio se embarca en El Camino, está a un paso de convertirse en diácono de transición, la fase final antes de ser sacerdote, pero siente que su nuevo deseo por otros hombres viola su vocación elegida. Incluso mientras se cuestiona su capacidad para entrar en la vida religiosa, sus sueños son perseguidos por un misterioso y guapo extraño que despierta sus pasiones. En el viaje conoce a un compañero peregrino, Jeb, quien está cuestionando su propia vida y busca respuestas. Jeb se parece al hombre de sus sueños…

No tiene ni la menor idea de las opciones que necesita para hacer que su corazón se encuentre en apuros… más de lo que jamás podría haber imaginado. ¿Cómo puede él, un hombre devoto de la obra de Dios, posiblemente amar a un hombre que ha vendido su alma al diablo?

Nota del Editor: Este libro ha sido publicado previamente, reeditado y reimpreso con Ai Press.

Extracto:

Antonio se arrodilló en el suelo a unos metros de distancia del hombre desnudo que se reclinaba en su silla de madera forrada de cuero, observándolo. El hombre se tocaba el pene con una mano lánguida. Sonrió, haciendo señas a Antonio, que estaba hipnotizado por los largos y afilados dedos del magnífico hombre, los blancos y parejos dientes y el pelo largo y suelto.

El deseo parecía llamear en los ojos del hombre, sus gestos de repente eran impacientes. Antonio sabía que sí, quería que le chupara. Había velas encendidas a su alrededor, el único sonido que Antonio podía oír eran sus respiraciones cada vez más cortas y agudas.

Antonio contuvo el aliento. Le encantaba el sonido de la pasión creciente del hombre.

—¿Quieres que te vende los ojos? —preguntó el hombre cuando Antonio se arrastró hacia él. Era difícil con las manos atadas detrás, pero lo único que le importaba era tener su boca alrededor del miembro que se balanceaba delante de él.

—No. Quiero mirarte.

El hombre sacudió su brillante pelo castaño, sus ojos se oscurecieron con lujuria mientras miraba a Antonio. Recorrió las últimas pulgadas restantes del suelo, ganándose una sonrisa del hombre que permanecía en la silla.

A solo una pulgada de distancia ahora, Antonio mantenía la boca abierta. Estaba lo suficientemente cerca como para empaparse de los detalles más nimios del pelo en el pecho del fantástico hombre. Este se deslizó un poco hacia adelante en su enorme y regia silla, ansioso por el contacto de la boca en su polla.

Antonio había pensado que podría querer estar con los ojos vendados, al ser tan tímido sobre la desnudez y con otro hombre, pero se sorprendió de encontrar que estar atado era suficiente. Quería poder ver la reacción del hombre mientras lo chupaba. Se lamió los labios. Se moría de ganas.

Llegó al borde del asiento, el olor del cuero y de piel cálida y varonil pasó directamente a Antonio y hacia su pene.

El hombre frente a él gimió, se mordió el labio, con su dura polla sobresaliendo hacia adelante hasta que tocó la ahora húmeda boca de Antonio. Permitió que su pene se deslizara a través de los gruesos y exuberantes labios. Se miraron profundamente a los ojos.

—Abre —susurró el hombre y Antonio hizo lo que se le ordenó, sorbiendo la polla más grande que había visto en su vida. Levantándose un poco más sobre sus rodillas, se esforzó duramente para aspirar tanta polla como pudo dentro de su boca. Parpadeó. Pensó que podría ahogarse, pero el hombre le susurró palabras de lujuria, dulces palabras de aliento.

Joder.

Antonio pudo saborear el almíbar agridulce del pene del otro hombre. Era consciente del endurecimiento del suyo propio. Era una deliciosa tortura no poder tocarlo. No es que necesitara hacerlo. Siempre se corría, sobre todo cuando el hombre alejaba su polla de la boca Antonio y rogaba que le lamiera el culo. Nunca fallaba. Antonio cerraba los ojos, su boca descendía hacia el lugar especial y privado del otro hombre y…

Mierda.

Se corrió.

Antonio abrió los ojos. Una ola de tristeza se apoderó de él, incluso cuando experimentó el alivio salvaje de la masturbación. El miedo lo consumió momentáneamente mientras absorbía el desconocido entorno. ¿Dónde estaba? Oh, sí, en Monte Calvario, el monasterio benedictino y casa de retiro espiritual de Saint Mary.

Se aferró a su ablandado eje para prolongar la sensación de euforia, con cuidado de no rozar la sensible cabeza. Se recordó respirar, y luego sonrió. Guau. La fantasía del hombre en la silla siempre encendía sus pasiones. Tenía ganas de profundizar en el placer del amante sin nombre, sin rostro, pero nunca podía llegar tan lejos. La recién descubierta dicha de la autogratificación había venido con innumerables emociones. Estar atado a su fantasía, absolvía a Antonio de la responsabilidad por sus acciones, al menos en su mente. También encontró que esto alimentaba su excitación más y más.

Pensamientos y comportamientos completamente inapropiados para un hombre destinado al sacerdocio, Antonio se daba cuenta. Se había negado a sí mismo durante mucho tiempo, pero a la edad de veinticuatro años, había llegado como una sacudida, y una bendición. Soltó su polla y se dio la vuelta en la pequeña cama.

Su habitación era grande y en su mayoría contenía elementos funcionales pero confortables y sin embargo, todavía parecían mucho más lujosos que sus aposentos habituales en el Seminario de Saint John en Camarillo. El jarrón de gruesas ramas de romero entrelazadas con rosas lavanda que había en su escritorio ofrecía a la habitación un olor celestial, así como un toque de calidez.

Antonio estaba tumbado con el brazo bajo la cabeza, escuchando los sonidos del desconocido monasterio. Todo estaba en calma y tranquilo, como se suponía que fuera. Inquieto, balanceaba los pies sobre el borde de la cama y miró por la ventana de sus aposentos privados.

Se preguntó si alguien alguna vez había roto el voto de silencio de Monte Calvario. Eran casi las ocho de la tarde. Pronto sería la puesta del sol y el Gran Silencio oficial descendería sobre la propiedad como un pesado manto hasta la mañana siguiente. Ya le irritaba. ¡Silencio! Todo lo que siempre obtenía era silencio. Y austeridad. ¿Por qué Monseñor Loftus había sugerido un año sabático aquí cuando Antonio deseaba hablar y hablar y, en buena medida, hablar?

Miró fijamente los exuberantes terrenos con sus árboles poco comunes, los jardines bellamente cuidados y las magníficas montañas de Santa Bárbara que los rodeaban. Podía oír las olas del mar rompiendo al pie de los acantilados. Sí, era impresionante. Esto debería ser un breve respiro antes de volver al seminario de St. John, pero había sabido al instante en que había llegado aquí, que esta vida no era para él. El viejo Monseñor había sido inteligente en dirigirle a Monte Calvario. La vida de un sacerdote significaría mucho silencio. Una gran cantidad de contemplación.

Ya había dicho a Monseñor en una conversación telefónica por la mañana que necesitaba más tiempo. Monseñor había estado de acuerdo, sugiriendo que se tomara un mes de descanso. Incluso había lanzado al aire la idea de El Camino.

About sedonia2

Kokoro Press offers literary and mainstream fiction.
This entry was posted in AJ Llewellyn, Available Books, libros en español and tagged , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s